¿Qué se considera “edificación”?: Requisitos básicos.

Decreto-ley de medidas urgentes para proteger los espacios no urbanizados del litoral
29/11/2012
Los animales de compañía en las comunidades de propietarios
03/12/2012
Mostrar todo

Se considera “edificación” según la Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación, y requerirán su correspondiente proyecto (“proyecto” se define como el conjunto de documentos que definen y determinan las exigencias técnicas de las obras; el proyecto justifica técnicamente las soluciones propuestas de acuerdo con las especificaciones requeridas por la normativa técnica aplicable) a las siguientes obras:

  1. Obras de edificación de nueva construcción, excepto aquellas construcciones de escasa entidad constructiva y sencillez técnica que no tengan, de forma eventual o permanente, carácter residencial ni público y se desarrollen en una sola planta.
  2. Obras de ampliación, modificación, reforma o rehabilitación que alteren la configuración arquitectónica de los edificios, entendiendo por tales las que tengan carácter de intervención total o las parciales que produzcan una variación esencial de la composición general exterior, la volumetría, o el conjunto del sistema estructural, o tengan por objeto cambiar los usos característicos del edificio.
  3. Obras que tengan el carácter de intervención total en edificaciones catalogadas o que dispongan de algún tipo de protección de carácter ambiental o histórico-artístico, regulada a través de norma legal o documento urbanístico y aquellas otras de carácter parcial que afecten a los elementos o partes objeto de protección.

Se consideran comprendidas en la edificación sus instalaciones fijas y el equipamiento propio, así como los elementos de urbanización que permanezcan adscritos al edificio.

Requisitos básicos de la edificación.

Los edificios deberán proyectarse, construirse, mantenerse y conservarse de tal forma que se satisfagan los requisitos básicos siguientes:

  1. Relativos a la funcionalidad:
    1. Utilización, de tal forma que la disposición y las dimensiones de los espacios y la dotación de las instalaciones faciliten la adecuada realización de las funciones establecidas.
    2. Accesibilidad, permitiendo a las personas con movilidad y comunicación reducidas el acceso y la circulación por el edificio.
    3. Acceso a los servicios de telecomunicación, audiovisuales y de información.
    4. Facilitación para el acceso de los servicios postales.
  2. Relativos a la seguridad:
    1. Seguridad estructural, para que no se produzcan daños que tengan su origen o afecten a la cimentación, los soportes, las vigas, los forjados, los muros de carga u otros elementos estructurales, y que comprometan directamente la resistencia mecánica y la estabilidad del edificio.
    2. Seguridad en caso de incendio, permitiendo a los ocupantes poder desalojar el edificio en condiciones seguras, se pueda limitar la extensión del incendio y se permita la actuación de los equipos de extinción y rescate.
    3. Seguridad de utilización (un uso normal del edificio no suponga riesgo de accidente para las personas).
  3. Relativos a la habitabilidad:
    1. Higiene, salud y protección del medio ambiente, de tal forma que se alcancen condiciones aceptables de salubridad y estanqueidad en el ambiente interior del edificio y que éste no deteriore el medio ambiente en su entorno inmediato, garantizando una adecuada gestión de toda clase de residuos.
    2. Protección contra el ruido.
    3. Ahorro de energía y aislamiento térmico.
    4. Otros aspectos funcionales de los elementos constructivos o de las instalaciones que permitan un uso satisfactorio del edificio.

El Código Técnico de la Edificación es el marco normativo básico que establece las exigencias básicas de calidad de los edificios y de sus instalaciones.

Button

Deja un comentario