El marketing inmobiliario: ¿necesidad o capricho?

giving house key with a keychain house formUno de los aspectos positivos que ha tenido la crisis inmobiliaria y la concentración del negocio en las grandes corporaciones inmobiliarias (constituidas con los activos procedentes de las entidades financieras), será el auge del marketing especializado en nuestro sector.

Explicamos el porqué. Tradicionalmente la promoción inmobiliaria ha sido un negocio muy atomizado, donde el mayor porcentaje de desarrollos los llevaban a cabo empresas locales con organigramas muy planos y estructuras muy reducidas. La toma de decisiones de negocio, eran llevadas a cabo por la figura del promotor/constructor que aglutinaba en su persona todos los departamentos de la empresa (marketing, financiero, compras, etc…), ya que a través de su experiencia había adquirido los conocimientos necesarios para esta toma de decisiones.

En esta nueva configuración del sector, encontramos grandes empresas expandidas por todo el territorio nacional, la mayoría de ellas nuevas en el negocio, que no disponen de ese conocimiento y que para la toma de decisiones hacen uso de profesionales especializados y de todas las herramientas de marketing inmobiliario posibles para reducir el margen de error en la toma de decisiones. Hasta ahora, han centrado los esfuerzos en la publicidad y promoción para la venta del producto terminado que tienen en cartera.

Esperamos que sigan poniendo en práctica la teoría, llevando a cabo la elaboración de planes de marketing sólidos y sensatos, antes de iniciar cualquier tipo de desarrollo inmobiliario. Del mismo modo, sería muy positivo para el sector, que todo lo pasado en estos últimos tiempos, sirva para conseguir dar un paso más y tener un sector más sólido y profesionalizado en el futuro próximo.

 

VELCASA
VELCASA
Somos un equipo de profesionales inmobiliarios que prestamos servicio integral dentro del sector, desde la comercialización hasta las soluciones profesionales dentro del ámbito jurídico, técnico y administrativo.

Deja un comentario