Compartir piso, una tendencia emergente en el sector inmobiliario

Algunas oportunidades para el sector inmobiliario
25/10/2012
Eficiencia energética en los edificios: certificado, información y cómo medir su nivel
29/10/2012
Mostrar todo

La crisis está haciendo que el sector inmobiliario tenga que reinventarse. Y, precisamente, con ese título realizó el pasado jueves Diario de Sevilla un suplemento especial sobre la actualidad del sector y sus últimas tendencias. En él, se ahondó en las nuevas herramientas empleadas para captar clientes destacando la importancia de internet, las redes sociales y aplicaciones dentro de las nuevas tecnologías.

Además se quiso realizar un análisis del pasado, mirar al futuro con optimismo con consejos sobre un mercado en alza como el del alquiler y adelantar cómo serán las viviendas de décadas venideras:  viviendas de impacto cero, es decir, ecológicas, autosuficientes y vanguardistas. Y, por último, también se hizo mención al aumento de pisos compartidos, una opción de la que vamos a hablar detenidamente a continuación teniendo como base los datos de un estudio del portal Idealista.com.

Y es que el número de pisos que ofrecen habitaciones en alquiler ha crecido de manera significativa (150,3%, concretamente) en el último año. La mayoría de estas se encuentras en pisos situados en las zonas céntricas de las grandes ciudades. La capital que más ha aumentado su oferta es Alicante seguida de Granada, Málaga, Valladolid y Pamplona, siendo Zaragoza y Sevilla las que mayores bajadas han sufrido.

Además, según otros datos aportados en este suplemento, el tiempo medio que tarda un inquilino en encontrar una habitación en piso compartido es de 42 días (3 días menos que lo que se tardaba en verano de 2011). La edad media aumenta un año y se coloca en 29 años (entre 26 y 35 años indica otro estudio realizado por Pisos.com) y su perfil se caracteriza por ser no fumadores y no admitir mascotas. Dentro de este podemos encontrar estudiantes universitarios (y cada vez más postuniversitarios), personas divorciadas o separadas que utilizan esta vía tras abandonar el domicilio conyugal o simplemente trabajadores que con alta movilidad geográfica.

A pesar de los problemas que suscita (organización, convivencia, gestión del alquiler, etc.) hablamos de una práctica habitual en Europa donde el alquiler alcanza niveles muy superiores a España, ya que nuestro país “sólo” abarca aproximadamente el 20% del mercado total de la vivienda. A pesar de ello, como decimos, poco a poco es un fenómeno al alza donde la búsqueda y selección de candidatos cobra cada vez más importancia a la hora de compartir piso. Internet y las redes sociales son una gran oportunidad para ello, algo que debe ser tenido en cuenta por las empresas del sector. ¿Están preparadas?

Deja un comentario